#cambiaCongreso Administrativos de la salud

¿Hacia dónde caminan los Administrativos de la Salud? ¿Hay #cambiaCongreso?

De un tiempo a esta parte los congresos y jornadas de los Administrativos de la Salud han dado un salto significativo en cuanto a programas y ponencias, pero que no deja de ser algo simbólico en comparación con los encuentros para profesionales clínicos.

Curiosamente, llama la atención que en muchos de esos encuentros hay un marcado carácter técnico,  que a su vez omite la necesidad real de conocer experiencias prácticas que favorezcan al colectivo. En este sentido, las múltiples asociaciones tienen un papel fundamental a la hora de trabajar en una línea hasta ahora inexplorada, pero es imperativo que las organizaciones sanitarias y los propios profesionales de las unidades de atención al usuario aceleren, y que también favorezcan, la palanca del cambio.

Pese a todo, los congresos y jornadas de Administrativos de la Salud son acciones estratégicas, muchas veces por el simple hecho de que es la única forma de sacar a la luz un trabajo de fondo que pocas veces se ve reconocido y respaldado.

“Si no hay voluntad de cambio, nunca podremos ser parte de él”

O dicho de otra forma, los Administrativos de la Salud y los gestores no pueden permitir que siga pasando ni el tiempo ni las oportunidades de aportar -algo complicado si cada cual vela por sus propios intereses-.

Es justo por esas inquietudes que siguen en el ambiente que durante la celebración del III Encuentro MyRAS (febrero 2019) se produjo un primer movimiento para consensuar lo que debería acabar siendo la Federación Española de Colectivos de Administrativos de la Salud (FECOAS) y que el tiempo dirá si finalmente se acaba ejecutando puesto que queda mucho trabajo por delante. Parte del grupo de profesionales que hay detrás ya ha conseguido un gran hito, que dicho sea de paso tuvo muy poca trascendencia mediática,  como fue mantener  el pasado 25 de abril una reunión en el Ministerio de Sanidad con el Director General de Ordenación Profesional, Dr. Rodrigo Gutiérrez.

Mientras tanto, en paralelo se siguen sucediendo reuniones a menor escala por parte de  varias plataformas a nivel autonómico las cuales ya están curtidas en muchas batallas. Todo para alcanzar los mismos objetivos.

 

Por tanto, los congresos de Administrativos de la Salud deben sumarse al movimiento de #cambiaCongreso del que hacía un excelente repaso Teresa Pérez en este enlace.

Es imprescindible una evolución hacia otro tipo de encuentros, donde no prime el protocolo y donde se acabe con el clasismo que durante años ha envuelto a este tipo de eventos.

Las jornadas y congresos de Administrativos de la Salud requieren de un mayor esfuerzo. No vale con programas en los que seguir apostando por el mismo tipo de encuentros una y otra vez, en los que se apuesta sin remedio por gerentes, directores de recursos humanos o médicos especialistas y que en casi todos los casos sólo tienen repercusión en su propio ámbito laboral.

Por contra, es en estos encuentros de Administrativos de la Salud donde paradójicamente la gran mayoría de los ponentes no suelen ser del propio colectivo. El reto es, cuanto menos, trazar un equilibrio para los principales interesados.

Hay que buscar a aquellos que tienen ganas de arriesgar, de decir las cosas claras y que además tengan capacidad de ser transgresores y movilicen al resto, no siempre dispuesto, actuando de reclamo. Hay que innovar.

Toca plantear si estamos en la dirección correcta o si debemos adaptarnos a lo que el colectivo está pidiendo a gritos y que ahora parece que está más cerca . Se necesita crear cultura de comunidad. El inmovilismo no conduce a nada.

“El cambio empieza por uno mismo”

 

EL TIEMPO ES AHORA

Conforme pasa el tiempo los Administrativos de la Salud continúan incrementado su desventaja con respecto a otros colectivos profesionales.

Más allá de la inexistente igualdad de condiciones, hay que volver a insistir en que es necesario contar aquello que se hace, utilizando la gran cantidad de herramientas disponibles y que hoy están al alcance de la mano.

El tiempo de procastinar ya no vale. Hay que pasar a la acción y salir de las sombras.

NO VALEN BALONES FUERA

Estamos ante una realidad en la que la pregunta ha dado un giro de 180º. Hay que quitarse la preocupación de qué hacen los demás por los Administrativos de la Salud y empezar a hacer cosas por iniciativa propia.

Aquello que el resto hace o deja de hacer ya no puede ser un espejo donde compararse.

GOODBYE ZONA DE CONFORT

Es necesario huir de la imagen que a lo largo de los años se ha proyectado de los Administrativos de la Salud  como autómatas que sólo saben dar día y hora.

Si se quieren dejar atrás los estereotipos de siempre no se pueden seguir haciendo las cosas igual. Es necesario un cambio de mentalidad.

PROTAGONISMO REAL

Cada vez son más los profesionales sanitarios que apuestan por integrar a los Administrativos de la Salud en los equipos multidisciplinares. Hay que incentivarlos, hacerlos sentir parte explícita y darles cabida en los programas de los encuentros. La relación debe ser bidireccional.

La evidencia nos demuestra que el modelo de referentes asistenciales clásico está obsoleto ya que el panorama que debemos abordar es cambiante y las necesidades de la población varían de forma constante.

Y cada vez más profesionales clínicos apuestan por esta novedosa fórmula que, aunque tarde, esta llegando muy a cuentagotas. Se necesita más.

Las ataduras preconcebidas y los gestores no pueden seguir lastrando al colectivo por más tiempo. Es inútil.

FOMENTAR EL DEBATE COLECTIVO

Hay que incrementar los foros para generar debates, poniendo en marcha nuevos canales de comunicación que permitan compartir y aprender unos de otros. Fomentar el intercambio de nuevas formas de trabajo e implementar aquellas que sean posibles.

No todo vale. Hay que propiciar foros con conversaciones de calidad, con contenido atractivo para obtener enriquecimiento mutuo.

MÁS CULTURA DE EQUIPO

El punto más crítico del colectivo de los Administrativos de la Salud sigue siendo sentirse parte de un conjunto así como que éste logre que sus integrantes remen en la misma dirección.

El individualismo ya no tiene sentido cuando estamos en un escenario global, en el que la información y las iniciativas son compartidas.

Si no se toma consciencia de que es necesario ‘desaprender’ difícilmente lograremos una base sólida sobre la que sustentar el cambio.

Anuncios

Social Media y administración sanitaria.

A %d blogueros les gusta esto: