Los nodos del dolor

Con la llegada de septiembre vuelven las promesas incumplidas de año nuevo, la vuelta de las vacaciones, la vuelta a cole y la vuelta a la rutina.

Pero septiembre es también un mes de volver a la acción.

Así que para estrenar temporada quería hablar de algo que a todos nos pasa y que a todos nos duele…, que no es otra cosa que el propio dolor. Y para ello he querido contar con un nuevo invitado a esta web, el Dr. Alfonso Vidal, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid (1980-1986) es actualmente Director de la Unidad del Dolor del Hospital Sur de Alcorcón y del Hospital La Luz de Madrid, ambos del grupo Quirón Salud.

Desde aquí quiero agradecerle el haber aceptado la invitación y un artículo para reflexionar.

 

=====o0o=====

Si me permiten empezaré definiendo lo que es un nodo, que en informática es un punto de intersección, conexión o unión de varios elementos que convergen en idéntico lugar. Pero dentro de una estructura de datos dinámica un nodo es un registro que contiene un dato de interés.

Desde hace muchos años, en mi florida infancia, pensaba ya que la medicina sería mi fuente de sustento, pues era una vocación firme a la que había llegado por varías vías. Pero tras cursar con éxito la carrera llegó el difícil momento de elegir la especialidad, a la que no se podía optar sin el pertinente examen de acceso que en buena medida podía determinar o condicionar mi futuro.

Y es aquí dónde se empiezan a conectar los nodos, cuando obtengo el resultado del examen para médico interno residente y alcanzo la deseada plaza como especialista en anestesiología, reanimación y terapéutica del dolor. Desde siempre me había interesado y así podría ahondar en su estudio, evaluación, tratamiento y en la medida de lo posible su erradicación.

A lo largo de todos estos años de carrera profesional he ido recabando nuevos conocimientos y nuevas experiencias, he asistido y atendido a miles de pacientes cuya casuística ha enriquecido mi formación, humanizándose el trato en ambas direcciones, acercando posturas y formas y maneras de entender el dolor.

En ninguna facultad de ninguna especialidad se enseña todo lo relacionado con la misma. Sólo el trato con el cliente, en nuestro caso, el paciente, permite conocer de primera mano el grado de afectación de una patología, pues enfermedades hay miles…pero pacientes hay millones y cada caso es uno diferente, aislado, especial, singular, que individualiza al afectado/a hasta hacerle un caso puntual que requiere y demanda un tratamiento personalizado.

Cada caso es un nodo, una suma infinita de datos, y conectando unos con otros podemos hacer una reflexión global pero no genérica, pues a cada uno nos duele de manera diferente. Y he dicho nos y he dicho bien, porque el personal sanitario es el responsable de sanar o paliar, pero no olvidemos que también somos pacientes.

Nuestro caso, nuestro dolor, el suyo, el de enfrente, el de más arriba, los de más abajo, todos, padecen, padecemos conforme a sus/nuestras circunstancias y sólo tras una entrevista a fondo podemos concluir un diagnóstico, pero que sólo sirve para esa persona y nada más.

Es cierto que todos tendemos a pensar que nuestro dolor es especial, que es completamente diferente al de los demás, pero sólo porque es el nuestro, porque no podemos meternos en el pellejo de otros e identificar si el mal que le aqueja es igual, inferior o superior, por lo que tendemos a hacerlo superlativo y con frecuencia se ven frustrados porque los especialistas tendemos a relativizarlo pues responde a unos cánones que por lo general suelen reproducirse de manera sistemática.

Lo triste, lo indeseable, es cuando nuestro conocimiento alcanza un límite, cuando la ciencia topa con sus propias fronteras, las de lo indeterminado, lo impreciso, lo inespecífico y solo podemos ayudar a sobrellevarlo, a paliar la afectación, en muchos casos muy dolorosa y para la cual no hay cura y sólo un leve remedio. Causa impotencia al especialista y sobre todo al paciente, que no acierta a comprender y hasta se niega a entender que su mal no tiene cura.

El terreno de los paliativos siempre es cenagoso, complejo de explicar y también de aceptar, pero los profesionales de la salud no podemos ceder al desánimo ni rendirnos porque traicionaríamos nuestro código deontológico, pero sobre todo a nuestro compromiso por hacer cuanto esté al alcance de nuestra mano por sanar a los demás.

Dice el Himno de los Caídos que “la muerte no es el final” y más allá de su valor simbólico como homenaje y recuerdo a los que ya no están, representa todo un desafío para el personal médico por cuanto nos empuja a esmerarnos y esforzarnos para seguir luchando por la vida de los pacientes en las mejores condiciones posibles.

Poner en contacto cada nodo facilita ampliar la experiencia colectiva. Por eso desde hace años aposté de manera decidida por exponer mi experiencia en redes sociales, difundiendo mis conocimientos en un blog dedicado exclusivamente al dolor. Su proyección internacional ha evidenciado el interés mundial por este problema y la repercusión que han tenido todos y cada uno de los posts que han jalonado esta trayectoria en el mundo virtual así lo evidencian.

Hace unos días una paciente de fibromialgia expresaba su lamento ante un dolor incomprendido social y laboralmente, mostrando su furia porque no hubiera terapia que le aliviara. Es triste tener que reconocer que en algunas patologías la ciencia no ha avanzado más, pero que nadie piense que no se sigue investigando en pos de futuras medidas.

Por ahora llegamos hasta donde podemos, hasta donde alcanzan los recursos existentes porque hacemos y practicamos la medicina del presente. Porque para hacer ciencia ficción ya están los novelistas que en buena medida quizá anticipen nuestro mañana. Hasta entonces seguiremos afrontando el dolor con profesionalidad y cercanía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s